Bienvenidos

Las personas deben sentirse cómodas para hablar de cuestiones personales, por esto desde la primera llamada y a lo largo de todo el proceso la atención psicológica que reciba será siempre personalizada, respetuosa y comprensiva.

Su bien estar y su calidad de vida serán nuestros objetivos y la ética profesional nuestros valores.



Desde la consulta ofrecemos acompañamiento y atención psicológica a personas, parejas y familias que quieran superar alguna situación difícil,  (ansiedad, depresión, fobia, estrés, duelos, problemas de pareja, orientación familiar) o bien que quieran mejorar sus habilidades y calidad de vida: Un impulso hacia el crecimiento personal y confianza en uno mismo.

 

A lo largo de la vida se pasan diferentes momentos, mejores y peores. Los sentimientos adversos como la ansiedad, el estrés, la tristeza, los miedos, el enfado, la rabia, la preocupación...cuando no se logran superar y no dejan de causar dolor y angustia, es síntoma de que algo no está funcionando bien y es entonces cuando se hace importante poder consultar con un experto que ayude a comprender qué sucede. Recuerde que todas las situaciones, incluso las más difíciles pueden convertirse en una oportunidad para el crecimiento personal y la mejor calidad de vida.

 

En las primeras entrevistas realizaremos una amplia comprensión diagnóstica basada en la situación actual, el motivo por el que se decide consultar, su historia de vida, su contexto, sus gustos: Nos basamos en la personalidad más allá de la etiqueta diagnóstica, respetando en todo momento la singularidad y habilidades de la persona. Creemos firmemente en el trato extremadamente cuidadoso y atento con nuestros clientes, potenciando sus habilidades y centrado en desarrollar aquellas más inhibidas.

 

NUESTRO TRABAJO ES CUIDAR DE SU SALUD MENTAL, SU FORTALECIMIENTO, BIENESTAR Y FELICIDAD. Tanto de forma prenentiva, en situaciones novedosas en las que se desee una orientación profesional o en situaciones difíciles donde se requiera intervenir.



"Nada es imposible para un corazón dispuesto" (John Heywood)

"Hay que pensar el sentimiento y sentir el pensamiento" (Miguel de Unamuno)

"Antes de escribir, tengo que escuchar lo que suena en mi cabeza, porque si acabo una frase con todo sentido, pero le falta armonía y melodía, es que aún sigue incompleta" (José Saramago)



                                                                                   .

.