Entendemos psicoestimulación como la rehabilitación y el mantenimiento de las capacidades tanto cognitivas como emocionales y conductuales de la persona. 


Las personas con enfermedad de Alzheimer y otras demencias mantienen cierto potencial de aprendizaje, especialmente en estadios leves y moderados, donde el proceso neurodegenerativo no está tan avanzado. En este período la capacidad de aprendizaje puede ser desarrollado y estimulado para mejorar su adaptación al medio, cambios de conducta, adecuación de nuevos estímulos y ambientes, mejoras instrumentales y en la adquisición de esquemas y estrategias serán necesarios para mejorar su calidad de vida.